A continuación explicaremos algunos consejos para el correcto grabado láser de vidrio.

Introducción al grabado láser de vidrio

Existe una gran variedad de productos fabricados con vidrio: vasos, copas, botellas, espejos, mesas, trofeos, etc.
Productos que podemos personalizar de forma sencilla con una máquina láser de grabado para darle un alto valor añadido.

Cuando el láser impacta el vidrio, rompe la superficie del material dándole un aspecto como de vidrio congelado.
Los resultados, sin embargo, pueden ser variables dependiendo del tipo de vidrio que vayamos a grabar. A continuación explicamos como conseguir un acabado fino y sin rugosidades o tonos heterogéneos.

Técnicas de grabado de vidrio

Los parámetros aconsejados para producir un acabado suave son:

  • Baja resolución: Si utilizas una resolución más bien baja (300 dpi o inferior) al grabar puntos más separados, conseguirás un mejor resultado.
  • Gris 80%: Procura que el diseño no contenga nada de color negro, sino un gris al 80% para una mayor calidad en el grabado.
  • Patrón Jarvis: Este patrón también ayuda a conseguir un grabado más fino. Actívalo en el driver de impresión de la Epilog.
  • Enmascara el vidrio: Utiliza un recorte de papel de periódico de un tamaño algo mayor que el diseño que vas a grabar. Mójalo ligeramente con agua y pégalo sobre la superficie a grabar. Asegúrate que no queden arrugas. Esto ayudará a disipar la temperatura en la superficie del vidrio durante el grabado.
  • Jabón para vajillas: Puedes poner una fina capa de jabón sobre el vidrio. De la misma forma que el papel, éste disipará la temperatura en la superficie del vidrio durante el grabado.

Por último, debes tener en cuenta que hay algunos vidrios con un mayor contenido en plomo. En estos casos, puede que el vidrio estalle a los parámetros habituales. Para este tipo de vidrios aconsejamos utilizar una potencia de grabado más baja.